jueves, 18 de octubre de 2007

No hay nada imposible para Dios Lucas 1:36-38

"Y he aquí tu parienta Elisabet, ella también ha concebido hijo en su vejez; y este es el sexto mes para ella, la que llamaban estéril;porque nada hay imposible para Dios. Entonces María dijo: He aquí la sierva del Señor; hágase conmigo confrme a tu palabra. Y el ángel se fue de su presencia."
Lucas 1:36-38

Mmmm….aquí hay algo muy interesante. Actualmente hay unas personas que están invitando a la gente que aprenda a hablar con “su angel”, específicamente con su angel de la guarda y después, que aprendan a comunicarse con otros ángeles. Aqui hay un riesgo altísimo de entablar conversaciones con ángeles, el riesgo es que no precisamente sean ángeles de Dios. Tenemos que entender que Dios envío a Gabriel con un mensaje muy claro para María, es muy diferente cuando Dios te manda un ángel para darte un recado a que tú andes buscando ángeles para hablar con ellos.

Ahora que tenemos línea directa con Dios a través de Jesucristo no necesitamos de ningún intermediario para poder hablar con Dios. Ni necesitamos hacernos amigos de los ángeles, ellos están al servicio de Dios y nos ayudan inumerables veces a lo largo de nuestra vida, es más, creo que cuando revisemos nuestra vida veremos cuántas veces hubo ángeles ayudándonos y muchas veces sin ni siquiera darnos cuenta.

Ahora bien, de esta charla que tuvo María con Gabriel podemos sacar algunos principios que se aplican a los diálogos que debemos tener con Dios. Es muy curioso pero cuando mantienes verdaderamente una relación con Dios, no un rezo disfrazado de oración sino cuando verdaderamente oyes lo que Él dice y le contestas y Él te responde y se hace el diálogo, muchas ocasiones Dios te revela algunos asuntos de otras vidas. Y con mucha precisión. Pero hay que tener cuidado de lo que hacemos con esa información. No la recibimos para que andemos de chismosos ni para proclamar que tenemos las grandes revelaciones de Dios, lo que realmente Dios está haciendo es involucrarte con su obra y que participes con Él. Quiere compartir lo que hay en su corazón y quiere compartir sus planes contigo, por lo que es muy importante cómo reacciones ante esa información que recibes.

En le versículo 37 dice porque nada hay imposible para Dios. ¿te imaginas lo que sintió María de saber que le daría la noticia a alguien que también anehelaba un hijo? No hay nada imposible para Dios, la próxima vez que tengas frente a ti algún asunto imposible, entonces es tiempo de echar mano de la vida eterna y pedirle a nuestro Dios de los imposibles que actue, confia en su poder, confía que Él está por ti y no contra tí. Confía al 100% en que no hay nada imposible para Dios.

María cierra el diálogo entregándose completamente a Dios, declarándose sierva de Dios y le dice hágase conforme a tu palabra, no le dijo; “tus planes están bien, pero porqué no cambiamos un poquito…” tampoco le pidió algo a cambio, siplemente le dijo hágase conforme a tu palabra. Yo creo que Dios escucha nuestras sugerencias y muchas veces las acepta, pero hay ocasiones donde sólo cabe el “Dios aquí estoy, hágase conforme a tu voluntad.”

Armando Carrasco Z.